Radiofrecuencia controlada , beneficio asegurado.

Radiofrecuencia controlada , beneficio asegurado.

Radiofrecuencia controlada , beneficio asegurado.

 

La Radiofrecuencia ha demostrado ser una excelente terapia y una de las mejores opciones para mejorar la laxitud de la piel, sin incisiones ni periodo de recuperación. Un tratamiento ideal para aquellas personas que presentan una ligera flacidez en la piel de la cara y cuello, pero que aún no necesitan realizar un lifting quirúrgico, así como se convierte cada vez más en un pilar fundamental en nuestros consultorios, otorgando múltiples beneficios tanto a nivel facial como corporal en los pacientes.

La radiofrecuencia, obtiene esos magníficos resultados gracias, en gran medida, al aparato que se utiliza para tal fin. Es una de las técnicas que mejor resultado da cuando nos referimos a beneficios, pero no  sería posible alcanzar estos resultados sin el equipamiento adecuado.

En lo que a Radiofrecuencia se refiere, es fundamental poder ofrecer terapias con la tranquilidad de que estamos trabajando a las temperaturas adecuadas para cada efecto buscado. Si no podemos controlar la temperatura corremos el riesgo de trabajar en valores por encima o por debajo de lo necesario, lo que lleva a generar el efecto contrario, ya que provocamos una desnaturalización de las proteínas, entonces para dar un ejemplo, en lugar de generar tensado, vamos a generar flaccidez.

Es común que adquirir un equipo sin control de temperatura, lleva a tener la necesidad de incorporar un termómetro infrarrojo, en este caso hay que tener en cuenta que no solo se debe medir la temperatura, sino también poder controlarla, efecto que se consigue con equipos que cuenten con tecnología de avanzada y ya tengan incorporado el sensor de temperatura, donde la utilización del termómetro se torna innecesaria.

Los equipos Sveltia además de medir la temperatura en tiempo real, la controlan durante todo el ciclo de tratamiento garantizando un óptimo rendimiento con excelentes resultados ya que mantienen dicha temperatura de trabajo definida sin calentar de mas ni de menos, asegurando al profesional NO QUEMAR al paciente por exceso de calor. Por eso, el CONTROL de temperatura diseñado es una herramienta esencial a la hora de una correcta aplicación de radiofrecuencia.

 

Debemos siempre tener en cuenta que nuestros pacientes merecen recibir el mejor tratamiento, esto se logra con profesionalismo y de la mano de equipos confiables que nos permitan  brindar  terapias  seguras y eficaces.