Tecnología para atacar depósitos de grasa localizada

Tecnología para atacar depósitos de grasa localizada

Por el Dr. Manuel Aguilar Cavada

La medicina estética se encuentra en constante renovación. Recientemente, ésta ha ido enfocada a procedimientos de mínima invasión y en disminuir los tiempos de recuperación y la incomodidad para el paciente, de la mano del desarrollo tecnológico obtenido por exhaustivos procesos de investigación científica.

El modelado del contorno corporal es quizá el primer motivo por el que el paciente acude a un profesional de la medicina estética. Para dicho propósito han sido estudiadas tecnologías como el lipoláser.

 

Está basado en la absorción de luz emitida desde la fuente hacia el adipocito; en el caso de esta tecnología es gracias a uno o varios diodos que se logra la emisión adecuada en longitud y potencia de luz para estimular al adipocito, provocando la apertura de poros en su membrana de manera reversible, lo que libera parte del contenido al espacio intersticial.

 

Al inicio de su creación el lipoláser era colocado en la punta de una cánula, la cual era insertada en el tejido adiposo subcutáneo de manera invasiva facilitando y haciendo menos traumático el proceso quirúrgico de liposucción, disminuyendo el periodo de convalecencia y el malestar generado por el procedimiento. Sin embargo, no se logra eliminar por completo el periodo de recuperación ni el riesgo quirúrgico.

Por otro lado la versión no invasiva de este aparato está conformada por pads que cuentan con diodos emisores de luz a una longitud de onda que va de los 630 a 680 nm, la cual es ideal para traspasar la barrera cutánea sin ser absorbida logrando así llegar al tejido adiposo subcutáneo en donde estimulará al adipocito dando el efecto ya mencionado. Al contrario de la variante invasiva, en la que el contenido graso de la célula es succionado por la cánula para ser desechada, al usar el lipoláser no invasivo los triglicéridos y colesterol expulsados al espacio intersticial serán reabsorbidos y metabolizados naturalmente para estar disponibles como energía, esta energía debe ser utilizada con actividad física para agotar estos recursos e impedir que vuelvan a ser acumulados.

 

 

 

Caruso-Davis, Mary K. et al. “Efficacy of Low-Level Laser Therapy for Body Contouring and Spot Fat Reduction.” Obesity surgery 21.6 (2011): 722–729. PMC. Web. 25 Jan. 2018.

Avci, Pinar et al. “Low-Level Laser Therapy for Fat Layer Reduction: A Comprehensive Review.” Lasers in surgery and medicine 45.6 (2013): 349–357. PMC. Web. 25 Jan. 2018.